La garganta del Tigre

Actualizado: oct 6


Es sorprendente que se sepa tan poco sobre esta ruta puesto que es uno de los desfiladeros más grandes del mundo. Mide 16 km de largo; al principio del hike apenas se aprecia pero al final de la ruta, hay momentos donde mirar abajo es inquietante.


Lo interesante de esta ruta es que te lleva a la ciudad fronteriza de Shangri-La, elevada a casi 3.200m de altura. En la novela de James Hilton 1993 se la conoce como el horizonte perdido.



La caminata por la garganta del tigre Tiger ofrece una vista de la montaña nevada del Dragón de Jade impresionante y una vista panorámica del cañón del río Jinsha ubicado entre Lijiang y Shangri-La.



Este loop es probablemente una de las mejores rutas de senderismo en China, poco convencional y no está abarrotada por turistas o gente local.

Al no ser muy popular, tiene un acceso muy barato, unos 65 yuanes, sobre los 8€.

ITINERARIO


Día 1 (6 - 8 horas)

De Lijiang a Qiaotou; Ruta des de Qiaotou hacía Halfway Guesthouse; nos quedamos una noche


Día 2 (2.5 horas)

Ruta des de Halfway House a Tina’s Guesthouse Tina’s, 3.30pm - autobúa a Shangri-La Bus Station


Cuando llegamos a Qiaotou, comenzamos a caminar hacia la ruta de senderismo del desfiladero superior. La tarifa de entrada cuesta 65 Yuan. Un asistente de la oficina de turismo subió a bordo del autobús para vender entradas, había varias opciones para elegir desde dónde decides empezar la ruta. Hay rutas que empiezan desde el desfiladero medio o también existe la opción de caminar hasta el desfiladero inferior, y el último desde Qiaotou.

Nosotros decidimos salir de Qiatou y hacer la caminata completa.


PRIMER DÍA DE RUTA


Empezamos pronto, llovía y los senderos estaban embarrados. Durante un par de kilómetros parecía que andábamos por un terreno en construcción abandonado. Estábamos lamentando nuestra decisión de comenzar esta ruta, miramos nuestra entrada para verificar si teníamos la ubicación correcta pero no pudimos encontrar ninguna pista. Nos hicimos amigos de dos australianos que conocimos en el autobús y terminaron siendo nuestros compañeros de viaje, lo cual fue muy agradable ya que no había nadie en el camino, al menos al comenzar.

Después de un comienzo algo complicado por la lluvia, salió el sol y vimos el cielo azul y, a nuestros pies, una vista impresionante del río Jinsha. La tranquilidad y el silencio predomina en las montañas. Sólo nos cruzamos con algunas cabras pastando en un pasto alto mientras caminábamos por el sendero.



Aquí estábamos en un mundo soleado y deslumbrante frente a estas impresionantes cadenas montañosas que no teníamos idea de que serían nuestras vistas durante la duración de la caminata.

Después de un par de horas, llegamos al inicio de las 28 curvas. Antes de que comiencen las curvas, hay una paradita que vende bebidas, bocadillos y es un buen lugar para descansar e ir al baño. Dicen que las 28 curvas son la parte más difícil del sendero pero, sinceramente, no es para tanto. Esta ruta la puede hacer cualquiera al ritmo que mejor le vaya.


Hicimos zig-zag a través de las 28 curvas y de ninguna manera sentimos que esto fuera difícil. El comienzo de la caminata me pareció más difícil que las curvas. Poco a poco fuimos subiendo pero sentimos una pizca de miseria cuando empezó a llover de nuevo. Cuando llegamos a la Tea Horse Guest House, lo celebramos a gritos, midiendo el eco de las montañas; tomamos un té y seguímos adelante tras un pequeño descanso.


Continuamos nuestra caminata hasta Halfway Guest House con la esperanza de llegar justo antes del anochecer. La pista atravesaba una delgada cornisa entre el oscuro caos de las montañas a la derecha y el desfiladero debajo de nosotros. Con sólo varios kilómetros para el final, aceleramos y evitamos las rocas resbaladizas.


A cada paso, pensamos que nos íbamos acercando poco a poco a nuestra guest-house, pero no había señales a la vista. Finalmente, en el último tramos, vimos un letrero escrito con tiza en las rocas que indicaba que estábamos a un kilómetro del hospedaje.


Llegar y tomar una cerveza disfrutando de éstas vistas no tiene precio!

A pesar de que Halfway Guest House aparece en un lugar de visita obligada en la guía Lonely Planet, no es suficiente para atraer a la gente hasta aquí.

Espero que, por poco que ayude este post, incite a más viajeros a visitar este lugar.



SEGUNDO DÍA DE RUTA


Nos despertamos a las 8:00 a.m. emocionados de ver las vistas de la montaña, y comenzamos el día a un ritmo pausado sabiendo que teníamos mucho tiempo con nosotros, ya que nos llevaría aproximadamente 2 horas llegar a la siguiente Guest House.


Desayunamos con mucha calma, respiramos, observamos, contemplamos, conversamos con los pocos huespedes que habían y con los propietarios del abergue.

No vale la pena córrer en esta ruta.



El resto de la caminata fue mucho más corta con pequeños arroyos y grandes rocas.

Vimos un monasterio budista y banderas de oración ondeando bajo el sol del mediodía,

señales de que nos estábamos acercando a la región tibetana de China, Shangri-La.


Una hora más tarde llegamos a la Guest House de Tina y cruzamos el puente para echar un vistazo al famoso desfiladero del salto del tigre. Llegamos al albergues alrededor de la 1.30 pm, y pensamos que la caminata no estaría completa sin visitar el desfiladero y entender porqué se llama "el Salto del Tigre" después de todo.


La leyenda dice que para escapar de un cazador, un tigre saltó a través del río en el punto más estrecho (todavía 25 metros de ancho), de ahí el nombre.

El recorrido requiere 2.5 horas adicionales y para empezar, se sale de Tina's Guesthouse y hay que caminar por el pueblo de Walnut Garden hasta el comienzo del sendero.

Encontráreis la entrada del sendero cerca de Woody's Guesthouse para poder llegar al fondo del cañón o Middle Leaping Gorge.


Lejos de las grandes metropolis como Beijing o Shanghai, la provincia de Yunnan es diferente a cualquier otra parte de China. Vemos otra dimensión del país, conocimos minorías étnicas que habitan los pueblos de Bai, Naxi y Dai en esta región montañosa.


Yo terminé aquí por casualidad cuando vivía en el Sur de la China y, siempre que alguien me pide consejo sobre qué ver en el país fuera de las grandes ciudades, recomiendo esta ruta sin duda alguna. Cuando empecé la ruta con un par de amigos, teníamos poca o ninguna idea de qué vistas esperar durante nuestra caminata.


A partir de la información que recopilamos de otros excursionistas y blogs, descubrimos que la garganta del tigre nos llevaba a una guest house con una de las mejores vistas de los picos nevados y para nosotros fue parada obligatoria para descansar y disfrutar de espacio que te deja con la boca abierta tanto rato que empiezas a notar el frío entrar en tu garganta.






11 vistas
  • Viajando con coco