SANTORINI, la isla más fotografiada del mundo

Actualizado: ago 7



Cuando viajamos a cualquier destino nos interesa conocer todo el territorio con tranquilidad, porque así podemos descubrir los lugares menos concurridos que son los que esconden muchas y gratas sorpresas! Así hicimos con las islas griegas, dedicándole tiempo a recorrer todos sus rincones. 



En esta ocasión, escogimos la isla cíclada de Santorini, en el mar Egeo. Volvimos a alojarnos fuera de las poblaciones más conocidas y masificadas, en Pori, en el noreste de la isla. Optamos por un alojamiento de arquitectura típica griega gestionado por una pareja local, con unas vistas inmejorables sobre Pori Beach. En este lado de la isla, los amaneceres son espectaculares, bien merecen un madrugón para ver el sol emergiendo de sus aguas transparentes. 



Las poblaciones más conocidas, sobretodo por los cruceristas son Oia y Fira. Aquí se encuentran las famosas construcciones blancas y azules enclavadas sobre la caldera volcánica de la isla, que ahora son en su mayoría pequeños hoteles y restaurantes con vistas. 

Ambas localidades tienen un bonito entramado de callejuelas adoquinadas. Sí, son de postal! pero recomiendo altamente que no las visites durante los horarios de llegada de cruceros, hazlo a primera hora de la mañana o después de la puesta de sol si no quieres darte de codazos para tomar tu foto, o simplemente disfrutar del espéctaculo. Si quieres ver el atardecer, ya sea en Oia o en Fira, ve con tiempo, coge tu sitio y ármate de paciencia. Es bastante difícil abstraerse y disfrutarlo. Por eso nosotros optamos por verlo desde la Roca Skaros, en Imerovigli, a salvo de las hordas de turistas. Aunque la mejor puesta de sol la vimos en un acantilado que encontramos cerca de la carretera entre Vourvoulos y Oia, absolutamente solos con una cervecita en la mano!



En cuanto a playas y calas, no hay un gran número de ellas pero son muy distintas entre sí. Las que más nos gustaron: la popular Red Beach, conocida por sus altos acantilados de piedra de color rojizo, bañados por un agua de color de turquesa; la playa de Vlychada, en la que se concentró lava clara y combina con sus llamativos muros esculpidos por la naturaleza con la arena negra de la orilla; White Beach y  Black Beach, por su cueva submarina de 50 m de longitud que puedes hacer buceando o nadando.

Pero también disfrutamos mucho recorriendo la isla y parando en espacios de playa a penas concurridos.



Sobre actividades, además de sol y playa y las visitas a sus pueblos, también puedes visitar sus bodegas (es reputado su vino blanco Assyrtiko), también emplazadas en el oeste, y las islas de la caldera. Esta última excursión se realiza en velero y puedes visitar Nea Kameni, una isla deshabitada que se encuentra sobre el volcán aún activo, y darte un baño en aguas sulfurosas. Intenta no realizarla en veleros muy grandes, pues se llenan hasta arriba de turistas, pero merece la pena tanto el paisaje volcánico de Nea Kameni, como las vistas hacia la caldera de Santorini. 

En definitiva, es una isla con muchos atractivos, pero abarrotada, así que huye de las masificaciones de turistas que desembarcan diariamente de sus cruceros, y disfrutarás de todo lo que esta pequeña isla ofrece, qué no es poco!



Silvia Sáez es compañera de colegio, desde los seis años!!!

Además de ser viajera intrépida, viaja de forma responsable, se informa, investiga y descubre rincones poco explorados de lugares tan bello como esta narrativa visual a orillas del mediterráneo.

La podéis seguir en instagram y disfrutar de su delicada y bella forma de ver el mundo @silamoods .


Gracias Silvia, ya tenemos ganas de más!


32 vistas
  • Viajando con coco