Vagar libremente por Laponia




Como muchos de vosotros, soy un amante de la naturaleza y de los deportes que en ella se practican. En cada uno de mis viajes mi parada obligada son los entornos naturales.


Pero hay un país que la naturaleza salvaje lo envuelve todo, Noruega.


Puedes disfrutar de los espacios al aire libre y respirar tanto aire fresco como te apetezca, siempre y cuando recojas la basura cuando te vayas y muestres respeto por la naturaleza.


El derecho a vagar libremente, conocido en noruego como Allemannsretten, es un derecho tradicional noruego con orígenes en la antigüedad que está recogido en la Ley de Recreación al Aire Libre desde 1957.



La idea principal es muy sencilla: sé considerado y precavido.

No causes ningún daño a la naturaleza y deja el lugar tal y como te gustaría encontrarlo.

Incluso como a veces digo: déjalo mejor de cómo lo encontraste.

Garantiza que todo el mundo pueda disfrutar de la naturaleza, incluso en grandes terrenos privados.



Puedes montar una tienda o dormir bajo las ­estrellas en cualquier lugar del campo, los bosques o las montañas, excepto en los campos de cultivo y apartaderos­. Sin embargo, debes mantener una distancia de al menos 150 metros de la casa o cabaña habitada más cercana. Esta distancia mínima también se aplica a furgonetas y autocaravanas.


Si quieres quedarte más de dos noches en el mismo lugar, debes pedir permiso al dueño de esa parcela de tierra, excepto en las montañas o zonas muy remotas donde no es necesario pedirlo.

Por supuesto puedes acompañar tu acampada con un fuego para entrar en calor y cocinar donde quieras. Y es muy habitual encontrar montañeros noruegos haciendo fuegos para prepararse barbacoas improvisadas en medio del bosque o en sus playas.


Está prohibido hacer hogueras en zonas forestales o cerca de ellas entre el 15 de abril y el 15 de septiembre. No obstante, sí están permitidas en lugares donde el riesgo de incendio es muy bajo, como por ejemplo junto al mar o en zonas especialmente habilitadas para ello.

Ten en cuenta que en casos de sequía prolongada, parrillas, hornillos y camping-gas están también prohibidos. Si enciendes una hoguera o montas una barbacoa, eres legalmente responsable de la misma y has de garantizar que es seguro, que el fuego no se extenderá y que quedará totalmente extinguido antes de que te vayas.


Algunas reglas básicas cuando hagas una hoguera:

- Asegúrate de que te encuentras en una zona en la que las hogueras están permitidas. - Asegúrate de que los fuegos no están prohibidos y de que no hace demasiado viento. - Coloca algo de madera a unos metros del fuego y en la dirección hacia la que sopla el viento a modo de parapeto. - Después de encender el fuego, arroja las cerillas a las llamas. - Nunca dejes el fuego sin vigilancia. - Ten a mano agua y una pala para apagarlo si se descontrola. - Al marcharte, asegúrate de que el fuego queda extinguido por completo. Para ello, usa agua y mueve las cenizas con una pala.

Asegúrate de que el sitio de la hoguera está frío antes de abandonar la zona. Si aún está caliente, significa que aún no es hora de irse.



Para buscar alimento, puedes coger bayas, setas o flores silvestres, pero en el Norte del país hay algunas normas específicas para la recogida de moras de los pantanos.

Puedes pescar especies de agua salada sin necesidad de permisos, siempre y cuando lo hagas para uso propio. Hay tanta abundancia de peces en los fiordos que la pesca es muy sencilla.


La base es respetar la naturaleza, a los animales y a las gentes del lugar.


En España la práctica del deporte en la naturaleza suele realizarse en grupos, contratando empresas de deporte activo y en ocasiones puntuales.

Según un estudio del Instituto Sondea, el 13,75% de los españoles practica senderismo, un 11,6% realiza alpinismo y 2,74% escalada. Es una práctica creciente pero relativamente residual.


En Noruega como dice un dicho “los noruegos nacen con los esquíes puestos” y es que en los largos inviernos nevados del ártico es un medio de transporte fundamental para ir al colegio, hacer la compra o visitar a los amigos.


La pasión de este pueblo escandinavo por los deportes en la naturaleza está extendidísima y prácticamente la totalidad de la población disfruta de hacer travesías por las montañas, a pie, a caballo, en bicicleta o en esquíes.


En las escuelas se enseña mucho el amor a la naturaleza y a valerse por sí mismo en ella. Pudiéndose ver grupos de escolares en horario lectivo con sus profesores realizando travesías en kayak y preparando fuego como unos expertos boy scouts.


Gracias a esta educación y la suerte de tener vastos espacios de naturaleza salvaje, los noruegos son un pueblo que ama vagar libremente y por ello está impreso en su legislación.

Ahora, en tiempos de pandemia el gobierno noruego ha impuesto una cuarentena para viajeros procedentes de Rumanía, Bulgaria, Croacia, Suecia, España y Portugal.

Si procedes de estos países y deseas visitar Noruega deberás hacer una cuarentena de 10 días antes de visitarlo.



Esto es así si tu intención es dormir en hoteles o en tu propia autocaravana pero si tu plan es vagar libremente por el bosque, podrás hacerlo por tu cuenta acampando en el monte y cargando tu propia comida. No se me ocurre un plan más auténticamente noruego que este.

Por esto y por todo lo que significa, Noruega permanece en mi corazón como país preferido al que viajar en el mundo.


Jorge Artorquia es viajero polifacético, te monta una tienda de acampada en Laponia o en la savana africana.

Sabes ese amigo que siempre sabe de todo? Pues si no lo sabe, lo investiga, averigua y te da una solución.

Sus conocimientos del medio natural no tienen fín... viajar con Jorge es entender la tierra que pisas.

Le podéis seguir en ig @jastorquia o ir a descubrir su tierra con él en sus viajes de Paraísos Cercanos:

Montañas de leyenda y Cantábrico Salvaje.


Hasta pronto Jorge, ya tenemos ganas de seguir leyéndote ;)

82 vistas
  • Viajando con coco